jueves, 2 de abril de 2009

Fwd: la AN no está preparada



---------- Forwarded message ----------
From: Rosa Difalco <rosa.difalco@gmail.com>
Date: 2009/4/1
Subject: la AN no está preparada
To: psuv Batallon 715 <psuvbatallon715@gmail.com>, maiskelu@gmail.com, siboney tineo <siboneytineo@gmail.com>, Adolfo Leonard <aleonard82@gmail.com>, 1-715 omaira <omorenoexi@gmail.com>, Veira Lozada <veiralozada@hotmail.com>, Mary Luz Pineda Aponte <mlpineda04@gmail.com>, esluves@hotmail.com




Militantes socialistas no podemos sacarle el cuerpo a ningun debate que nos ponga en el horizonte de un verdadero socialismo del SXXI. El reconocimiento de este derecho es -sin dudas- uno de ellos


... van adjunto archivos.

Se les ve el bojote
Por: Marianela Tovar Núñez
Fecha de publicación: 01/04/09

imprímelo
mándaselo a
tus panas
Tal como se difundió en diversos medios de comunicación de masas, la Asamblea Nacional estaba por discutir en la Comisión de Familia, Mujer y Juventud, la propuesta de la diputada Romelia Matute de modificación del artículo 8 de  la Ley Orgánica para la Equidad e Igualdad de Género. Así decía el artículo:

Artículo 8.- Toda persona tiene el derecho a ejercer la Orientación e Identidad Sexual de su preferencia, de forma libre y sin discriminación alguna, En consecuencia, el Estado reconocerá las asociaciones de convivencia constituidas entre dos personas del mismo sexo, por el mutuo acuerdo y el libre consentimiento, con plenos efectos jurídicos y patrimoniales.
Quien en ejercicio de la libertad a que se refiere el presente artículo cambiare de género por causas quirúrgicas o de otra índole tiene derecho al reconocimiento de su identidad y la expedición o modificación de los documentos asociados a la identificación. Así mismo, el estado garantizará los medios médicos asistenciales que sean necesarios para su cabal inserción y reconocimiento social en condiciones de igualdad.

Independientemente de las observaciones que algun@s activistas habían hecho a la forma como había sido redactado el artículo, los grupos de diversidad sexual considerábamos que había que apoyar esta propuesta. Hasta hace pocos días, casi nadie había notado la existencia de este proyecto de ley, pero apenas trascendió en los medios de comunicación de masas el contenido del mencionado artículo, empezaron a surgir en diversos foros de internet múltiples opiniones que pueden ser englobadas en posiciones a favor o en contra de la legalización de las uniones entre personas del mismo sexo. Extrañamente, el párrafo que abre la puerta para el derecho a la identidad de género, no era mencionado en las notas de prensa ni en las discusiones que se estaban dando en el país.


El tema de las asociaciones de convivencia entre personas del mismo sexo -equivocadamente llamado en los foros y declaraciones públicas como matrimonio gay- parece haber metido el dedo en la pústula de los prejuicios que en materia de la sexualidad todavía imperan en nuestro país. Empezaron a escucharse los gritos airados de los defensores de los valores familiares. Se manifestaron los patronos de los valores sociales que las lesbianas, homosexuales y demás especies extrañas estamos destruyendo. En un momento determinado, sentí que estaba escuchando a los herederos de la España franquista y no a ciudadanos de una república socialista.


Desde que salió la noticia, suponíamos que la iglesia católica y evangélica ya estaban armando un importante cabildeo para influir en el voto de l@s diputad@s de la Asamblea Nacional. Influencia que no había que desestimar, dado el fuerte ascendiente que las creencias religiosas tienen en muchos de ell@s.
Estos son los momentos en los que todos los que hablan en nombre de un supuesto Dios, sacan a relucir toda su cultura bíblica, como si la Biblia tuviera algo que ver con los derechos humanos y ciudadanos de las personas. De hecho, muchos homosexuales pierden su tiempo buscando en la Biblia cualquier palabra o párrafo que puedan utilizar a favor de una postura tolerante. Peras al olmo. Imposible obviar los discursos y las prácticas mafiosas y depredadoras de la iglesia católica en el mundo. Especialmente ilustrativos son los recientes comentarios del Papa sobre el uso del condón y el VIH/SIDA, que no deben sorprender a nadie.


Decía que estábamos planeando estrategias para activar nuestra presencia en los medios de comunicación, en la calle y en otros espacios, cuando nos enteramos de que la diputada Marelys Pérez Marcano -presidenta de la Comisión Familia, Mujer y Juventud- afirmó, desmintiendo de un solo golpe a la diputada Matute, que la Asamblea Nacional todavía no estaba dispuesta a legislar sobre el reconocimiento legal de uniones de personas del mismo sexo y, seguidamente, expuso las razones que las mujeres y la diversidad sexual estamos cansad@s de oír: no es el momento.
En su lugar, y como una forma de limpiarse la cara, propone en el numeral tercero del artículo 8: "El derecho a toda persona a vivir una sexualidad placentera, responsable y libremente decidida y la capacidad de ejercer la orientación sexual e identidad sin discriminación y en condiciones de igualdad." ¿Se supone que debemos estar agradecid@s?


Además, la diputada Pérez Marcano explicó que tampoco se incluirá en esta ley la regulación del aborto porque esta "inquietud" se va a llevar a la Comisión de Política Interior para ser introducida en la redacción del nuevo Código Penal, como si fuera una cuestión de delito y no de derechos humanos y políticas públicas en salud sexual y reproductiva. A estas alturas, esta posición sólo es una consecuencia lógica de todo lo anterior.


Ante este penoso panorama no queda más que confirmar que vivimos en una sociedad mojigata y profundamente gazmoña. La discusión y la aprobación de leyes que reconozcan nuestros derechos ciudadanos está en manos de un@s diputad@s, supuestamente socialistas, que, excepto en contados casos, tienen una formación política e ideológica muy básica, les apesta todo lo que huela a feminismo y, por supuesto, evaden afrontar los temas relacionados con la diversidad sexual.


Ell@s siempre van a afirmar que no es el momento para discutir nuestros derechos, por muchas razones, entre las que destaco: 1. Much@s de ell@s son los primer@s en sentirse escandalizados y asqueados (nunca lo van a reconocer públicamente) ante la posibilidad de reconocerle  los derechos a tod@s rarit@s que pululan por Venezuela. 2. Todavía prevalece la idea de que todo lo relacionado con el sexo y la sexualidad son asuntos de la vida privada y no tiene nada que ver con la "gran" política 3. Tienen una concepción muy pragmática del ejercicio de la política y sólo calculan el costo político de tocar este tipo de problemas y, 4. No son socialistas de ningún siglo (ni del XIX, ni del XX, mucho menos del XXI), sólo están llenos de puras palabras huecas. En cualquiera de los casos, las consecuencias son las mismas: seguiremos siendo, por un considerable tiempo, ciudadanos de segunda categoría dentro de un país donde se pregona la justicia, la igualdad y la inclusión para tod@s los venezolan@s, sin ningún tipo de distinción.


Est@s diputado@s son, además, un@s irresponsables, ya que a la hora de tomar este tipo de decisiones que afectan a un amplio sector de la población, no se toman la molestia de investigar sobre estos temas, ni estudian cómo es la situación en otros países, ni analizan cuáles son las convenciones internaciones que nuestro país ha suscrito que tienen que ver con los derechos de las mujeres y la diversidad sexual.
Muchas veces, para exponer los avances alcanzados por las mujeres dentro del proceso de cambios en nuestro país, se ha afirmado repetidamente que hay más mujeres en posiciones de liderazgo dentro de las diferentes instancias del Estado y dentro de las organizaciones sociales. Es verdad, y sin dudas significa un cambio fundamental con lo que sucedía en el pasado inmediato, pero es insuficiente. Sobre todo si las funcionarias y lideresas políticas reproducen eficientemente la mentalidad androcéntrica y heterosexista hegemónica. Nada se podrá avanzar si no tienen una mínima comprensión de las consignas históricas del feminismo de la igualdad, ni que decir de tener un nimio conocimiento de los presupuestos teóricos de los feminismos del siglo XX y XXI. Los diputadas no se interesan por el tema ni siquiera para imitar a Chávez, quien se ha declarado varias veces feminista (aunque es evidente que el presidente no tiene pleno conocimiento de lo que significa y sus implicaciones, es un gesto de gran importancia, sobre todo en este país tan machista, en donde las propias mujeres creen que feminista es una especie de insulto).
Lamentablemente, esta situación también muestra la debilidad y poca influencia política que tenemos los grupos feministas y sexodiversos. L@s diputad@s se sienten con el derecho de decidir sobre nuestras vidas y de  incidir sobre nuestros derechos ciudadanos, sin tener que verse en la mínima obligación de consultarnos. Hay la percepción de que pueden pisotearnos libremente sin que a nadie le importe y sin que hagamos nada.


Esta situación, independientemente de las acciones de diverso tipo que estamos planeando tomar, debe llevarnos a una evaluación de los errores que hemos cometido en nuestra concepción de nuestras prácticas políticas. Por los momentos, urge reaccionar con contundencia y como un bloque. Tenemos que convertirnos en una molestia constante, hay que obligarlos a discutir estos temas, tienen que vernos, tienen que oírnos, tienen que confrontarnos. Los vamos a desenmascarar en su incoherencia y en su incongruencia.


Ustedes, diputad@s de la Asamblea Nacional, tod@s, son cómplices por su silencio. Tod@s son un@s farsantes que escupen e irrespetan los principios fundamentales del socialismo por el cual se han sacrificado y han muerto tantas personas. No saben nada de historia. No saben nada de los grandes avances que las sociedades han alcanzado gracias al socialismo y a socialistas consecuentes. ¿Cómo pueden mirarse al espejo? ¿Cómo pueden llamarse socialistas y ser partícipes de la discriminación? Ustedes no llegan siquiera a ser liberales. Ustedes no son socialistas, no saben lo que es eso, simplemente repiten como unos loros esta palabra, creyendo que esto basta para investirlos de la condición de revolucionarios. Les tengo malas noticias, se les ve el bojote. Más temprano que tarde el tren de la historia les pasará por encima y quedará en evidencia lo que realmente son: un@s pacat@s, miedos@s, curer@s, sexistas, misógin@s, capaces sólo de sentir repugnancia hacia todos l@s que no entramos dentro de su estrecha visión del mundo.

http://contranatura.org.ve



El 1 de abril de 2009 20:53, Antonio José González Plessmann <antoniogonzalezplessmann@gmail.com> escribió:

¿Socialismo?
Pensamiento crítico y transición (I)
Javier Biardeau R. - www.aporrea.org
31/03/09 - http://www.aporrea.org/ideologia/a75307.html
Hemos planteado la necesidad de renovar el ideario socialista, junto a la revisión, rectificación y reimpulso de las políticas de la revolución bolivariana, en tanto se defina como revolución nacional-popular, democrática y socialista. Y lo hacemos con el declarado propósito de escapar de las trampas del "socialismo burocrático-despótico".

Hemos planteado la importancia de repensar los vínculos entre socialismo, democracia y revolución, enmarcando estas relaciones en las consideraciones sobre la especificidad histórica y las particularidades nacionales. Existen opiniones y planteamientos que consideran que la transición al socialismo consiste en la aplicación de recetas y manuales, en calco y copia, en la adopción de modelos revolucionarios de otras experiencias históricas. Allí hay poco espacio para la creación, para la invención y la renovación.

Para ellos, la enorme contra-revolución despótica que operó en los comienzos de la URSS, nunca existió. Tampoco existió la impronta que la experiencia soviética dejó sobre otras experiencias, como la cercana revolución cubana. Estos temas, simplemente se barren debajo de la alfombra, para mantener la "buena conciencia revolucionaria", para practicar la "política del avestruz". Para ellos, pensar críticamente es darle terreno al adversario, y colocarse en la acera del reformismo liberal-socialdemócrata, en la acera del capitalismo.

Sin embargo, desde allí no hay posibilidad alguna ni de des-dogmatización ni de descolonización del pensamiento crítico socialista. Dogma y colonialismo intelectual constituyen auténticos obstáculos epistemológicos y políticos. Sin embargo, a la luz de las promesas de la utopía concreta del socialismo, como liquidación del trabajo asalariado, como abolición de la estructura de mando capitalista, como profundización de la revolución democrática; suponer que el curso que siguió la revolución bolchevique, incluso antes de la muerte de Lenin, es el evento decisivo a emular, constituye desde nuestro punto de vista un grave error teórico, estratégico y de táctica política.


Seguir esta línea de acción y pensamiento generará profundos impases, sellará el destino de la posibilidad de construir modelos de socialismo factibles en Venezuela y en el continente. Y es así, porque ya es imposible ignorar que a la experiencia de transformación de las relaciones capitalistas operada en Rusia, le acompañó una liquidación de la democracia socialista, que se suprimió en el curso de la democracia de consejos, y por tanto, que sacrificó el espacio de las libertades públicas, prefigurando desde la cuna un "régimen burocrático y despótico". Este estatismo autoritario, profundizó la prehistoria de la necesidad, sin abrir el horizonte de la liberación social.

Nadie pone en duda hoy, la gigantesca contra-revolución bonapartista que significó el estalinismo. En contraposición a esta figura del despotismo político, es indispensable plantear la renovación radical del ideario socialista, imaginar y pensar el terreno existencial de prácticas no despóticas, de un imaginario post-estalinista del socialismo.

La posibilidad del socialismo para el siglo XXI se trenza en la superación no solo del capitalismo neoliberal hoy vigente, sino en la superación de los "modelos de socialismo" que demostraron haber fracasado en la lucha contra la explotación, la coerción, la hegemonía ideológica, la negación cultural y la exclusión social.

Quién no supere el bloqueo revolucionario, teórico y práctico, que hunde sus raíces en las experiencias revolucionarias entre 1900 y 1935, donde abundan pasajes y personajes que no pueden olvidarse, seguirá replicando error tras error, pues en gran medida allí se encuentra muchos de los enigmas que impiden renovar el ideario socialista. Allí se encuentran preguntas y tentativas de resolución, que permiten pensar nuevas perspectivas para abordar los retos contemporáneos de la crisis de los fundamentos epistémicos de la modernidad occidental, la grave crisis ecológica, los límites del capitalismo frente a la exclusión, el paro estructural, diversas formas de marginación social, así como el socavamiento de la revolución democrática, sustituida hoy por ofensivas moleculares en función de legitimar una "democracia gobernable"; una biopolítica de las elites del poder.

El futuro del socialismo no se juega exclusivamente en la edificación de nominales "estados socialistas", que a la postre abandonan la forma-estado democrática, sino además en la revolución de la vida cotidiana, en la hegemonía ético-cultural de los movimientos populares y sociales emancipatorios. Es la construcción de una nueva esfera pública profundamente democrática, incluyente, más diversa, la que permita abrir las compuertas para transformar el cuadro estructural de la explotación salarial capitalista, pues este es el meollo de un proceso revolucionario.

Socialismo implica superar del tiempo muerto capitalista (tiempo de plus-trabajo material e ideológico para la reproducción ampliada del Capital, como relación social); superación de los estados de necesidad y precariedad social, como pre-requisitos indispensables para nuevas experiencias y espacios de libertad, para la singularización de las experiencias revolucionarias.

En esto consiste "cambiar la vida", no en que nos cambien la vida desde arriba, por decretos, resoluciones y reglamentaciones dispuestas por una "nueva clase" burocrática, sino en la apertura a la singularización de nuevos territorios existenciales, a espacios de libertad, superadas las barreras de las precariedad, necesidad, los cuadros impuestos de explotación y miseria social.

Existen momentos de esperanza de la humanidad en los cuales es posible acariciar de modo tangible el fin de la degradación humana. Ningún partidario y partidaria del socialismo puede escapar a la responsabilidad de entender las consecuencias de la destrucción de ese logro social monumental. Por eso es preciso analizar, estudiar y aprender de las transiciones. Allí se juega el dilema entre Socialismo o Barbarie.

jbiardeau@gmail.com


El 29 de marzo de 2009 1:49, Rosa Difalco <rosa.difalco@gmail.com> escribió:


Saludos
Ya salió Proceso Nº 41 con la Carta Abierta al Presidente Chávez y al País
Se invita también a revisar Proceso Edición 39 para compartir algunos de los logros y avances que correrían riesgo si no se rectifica a profundiad y junto a poder popular

abrazos







--
Batallon 715.
"Luis Beltran, Prieto Figueroa".
www.psuvbatallon715.blogspot.com
La Urbina.
Petare.